Carta Editorial

portada-41Llegó ese gran momento que has estado imaginando desde que jugabas a las muñecas: ¡te casas! Y quieres un vestido que te haga lucir y sentir como una reina. Lo cierto es que ese gran día es como un sueño y por esa razón necesitas encontrar un traje que cuando te lo pongas te haga experimentar un torbellino de felicidad; ese atuendo con el que al mirar tu reflejo en el espejo te haga ver como la princesa de tu cuento de hadas favorito; ese vestido tan lindo que sabes que es el ¡tuyo!

Escoger vestido de novia es un momento memorable y la mayoría lo quiere compartir con las personas más significativas de su vida: la madre, la mejor amiga, la hermana… y así debe ser. Sólo recuerda limitar la cantidad de personas que te acompañen, porque pese al cariño sincero que seguramente todas sienten por ti, cada una tiene gustos y preferencias muy personales; y como siempre que se debe tomar una decisión muy importante, generalmente es muy difícil complacer a todo el mundo. Recuerda, este es tu gran día; esta es tu boda y tu vestido ideal debe ser aquel con el que tú te veas y te sientas maravillosa.

Está muy claro que el objetivo de toda novia es encontrar el modelo que le “quede como anillo al dedo”, por eso en esta edición nuestro Especial trata precisamente sobre El traje de novia, su historia, las tendencias, algunos consejos y un catálogo con los últimos modelos propuestos por la Casa Tules & Novias, para ayudarte a encontrar el vestido perfecto y único para ti.

Lo que debes tener claro es que este es un proceso largo y merece toda tu dedicación. Puedes inspirarte en exposiciones, revistas especializadas, desfiles… para ir observando la variedad de modelos y características. Lo ideal es probarse tantos modelos de vestido como sea posible.

No sólo elijas el vestido en cuanto a corte, sino también en lo que respecta a los detalles del mismo, así como los accesorios que lo complementarán. Además de considerar el estilo, se debe tener en cuenta tu tipo de cuerpo; también, dependiendo del estilo, se priorizará más o menos la comodidad. Y no olvides que con respecto al tocado y al ramo también debes considerar su tamaño, porque lo ideal es que guarden relación con tu contextura. El objetivo es que el vestido, sus detalles y los complementos plasmen una imagen elegante y armónica.

Finalmente, mentalízate y cree firmemente en que la novia se ve hermosa sí o sí, porque lo que la hace verse radiante es la felicidad. Cierra los ojos e imagínate desde ya ataviada con un vestido divino y, en especial, sintiendo la serenidad de que estás junto al hombre de tu vida… ¿No crees que es más que suficiente para verte maravillosa?

Disfruta junto a tu novio al máximo el proceso de planear la boda. Asúmanlo como una etapa maravillosa. En estos meses llenos de emoción y de trabajo conjunto, únanse y apóyense más que nunca, solo así podrán tener una gran boda y, lo que es más importante todavía, formar un matrimonio sólido y lleno de amor.

Deseándote lo mejor

María Dolores Eljuri V.

Directora General
Revista Sueños de Novias