Errores que no debes cometer antes de tu boda

Post Type

No dejar todo para el final. Falta solamente una semana para tu boda y te falta liquidar a todos tus proveedores, no has hecho tu maleta, no has recogido tu vestido y tienes más pendientes por terminar. Para evitar este tipo de situaciones, te sugerimos que recurras a una agenda o a algún calendario en donde planees terminar todos los pendientes relacionados a la boda una semana previa al evento, con el fin de relajarte y disfrutar de tu última semana en casa.

Errores que no debes cometer antes de tu boda  Tu boda, es una celebración especial y única, si quieres que sea un evento de calidad, nunca improvises en su planeación y preparativos. Estos son los errores más comunes en los que se puede caer al momento de organizar una Boda ¡Tenlos en cuenta, para no caer en ellos!!!

• No seas la encargada de tu propio evento. Uno de los errores más comunes es el no asesorarse de expertos y dejarle la organización a personas que sin experiencia omiten detalles importantes que sólo se descubren, cuando el día de la boda está cercano o peor aún, durante su desarrollo. Hoy en día la mayoría de las parejas de novios contratan un organizador de bodas, muchas otras piensan que es un gasto inútil. En realidad, el día del evento van a valorar realmente la importancia de contar con la ayuda de un buen experto.

• No te endeudes para financiar tu boda. Es importante hacer un presupuesto realista y apegarte a él. Algunos detalles onerosos como por ejemplo un vestido de diseñador pueden hacerte perder el piso y eso puede hacer que comiences tu vida de casada con deudas y créeme eso se paga muy pero muy caro.

• Primero calcula al detalle tu presupuesto y sobre eso haz una lista de prioridades, dedicando más a lo que valoras más. No realizar un presupuesto detallado es arriesgarse a estar en shock al darse cuenta de todo lo que se ha gastado y aún hay muchas cosas básicas que faltan por preparar.

Este es un punto supremamente importante, recuerda que la planeación de tu boda, parte del presupuesto que tengas para la misma, y en este presupuesto debes incluir el costo de la recepción, el vestido, peluquería y tratamientos de belleza, los gastos de tu luna de miel y un montón de etcéteras más.

• No tener un plan B cuando la recepción o la ceremonia es al aire libre, es un error muy común, ya que las amenazas climáticas son una sorpresa. Cuando tu ceremonia de boda se va a realizar al aire libre, es muy importante contar con una carpa en caso de que sea una ceremonia católica o cristiana; si es un matrimonio civil, por ser más corto, puedes sortear y jugar con el clima a tu favor, sin embargo siempre hay que tener un plan B.

• No pensar en cortarse o tinturarse el pelo una semana antes o el día antes del matrimonio, (tanto para el novio como para la novia), puesto que no habría tiempo de arreglarlo, lo ideal es hacerlo por lo menos un mes antes. Incluso si tu peluquero es un maestro en estas lides, es totalmente desaconsejable que te tiñas de un color nuevo antes de la boda.

Las pruebas de estilo y maquillaje deben comenzar hasta con tres meses de anticipación al día de la boda, y es por esto que debes mantener el mismo corte de cabello durante ese proceso. Además que el estilo y la textura de tu cabello cambiarán si lo cortas, ten en cuenta que un corte de cabello drástico puede lucir mal con el tipo de vestido que elegiste, con el velo o los accesorios.

• Tratamientos de belleza, para él y para ella, como peelings, bronceados o depilaciones jamás deben realizarse a último minuto. Muchas parejas piensan que deben dejar para la última semana antes de la boda o para uno o dos días antes, aquellos tratamientos o métodos de belleza que les servirán para verse radiantes el gran día.

Errores que no debes cometer antes de tu bodaNo cometas este error, haz todo lo relacionado con la belleza, sobre todo de tu cutis, por lo menos 15 días antes de que te cases, y de preferencia, prueba estos procesos meses antes para que te des cuenta de la reacción de tu piel. Pues en muchos casos la piel tiene reacciones diversas ante estos métodos, las más comunes son irritación y una especie de mini ronchas y en el peor de los casos, infecciones.

El vestuario de los novios no se debe escoger muy tarde y peor aún probar, ni recoger el día anterior o el mismo día del evento.

• Las dietas extremas antes de la boda. En caso que desees perder peso para el día de tu boda, es importante empezar a hacerlo con tiempo, ya que en treinta días cualquier dieta que hagas no será saludable y al final hasta es posible que te provoquen mucho malestar físico y aún más, estrés. Si deseas perder unos pocos kilos o lo único que buscas es mantenerte, lo mejor que puedes hacer es cuidar tu alimentación.

Piensa que necesitas todos los nutrientes para estar bien, por lo que puedes comer de todo, simplemente se trata de no abusar de aquellas cosas que te hacen engordar más, (hidratos de carbono, grasas y azúcares) pero sin que dejes de comerlas. Es muy importante también no comer entre horas y eliminar por completo la comida rápida. Debes beber mucha agua, e intenta caminar todo lo posible. Si lo combinas con un poco de ejercicio físico te aseguramos que no te hará falta nada más.

Si por el contrario, tienes algunos kilos demás y te gustaría perderlos, te aconsejamos que acudas a un especialista. Debes tener en cuenta que no a todas las personas una misma dieta les resulta igual, pero sobre todo debes pensar, que en este momento tan importante y feliz, debes estar sana y tener una buena alimentación, dos cosas que van ligadas para poder sentirte bien y hacer frente a todos los preparativos, y disfrutar así del gran día y estar radiante. No te preocupes, unos meses antes son suficientes para elegir la dieta que mejor se adapte a ti, así como el ejercicio físico que más te aporte.

• Jamás comprar un vestido una talla más pequeña. Encontraste el vestido perfecto y llegó el momento de mandarlo a pedir y decides elegir una talla más pequeña porque estás a dieta y “vas a adelgazar”… no lo dudamos, sin embargo lo mejor sería mandar a pedir la talla que te quede en ese momento. Si bajas algunos kilos, cuando llegue tu vestido, en las primeras pruebas, ya le podrás hacer las modificaciones necesarias. Recuerda es mucho más fácil quitar tela que ponerla.

• No dejar todo para el final. Falta solamente una semana para tu boda y te falta liquidar a todos tus proveedores, no has hecho tu maleta, no has recogido tu vestido y tienes más pendientes por terminar. Para evitar este tipo de situaciones, te sugerimos que recurras a una agenda o a algún calendario en donde planees terminar todos los pendientes relacionados a la boda una semana previa al evento, con el fin de relajarte y disfrutar de tu última semana en casa.

• Por nada del mundo tengan una despedida de soltero o de soltera el día anterior a la boda. Lo mejor es evitar desvelarse o beber un día antes de la boda.

• Si el mismo estilista va a ocuparse de varias personas como la madre de la novia, sus suegras, hermanas, cuñadas o amigas más cercanas, tiene que contar con un equipo de gente que le ayude y en ningún caso debe dejar a la novia de última para el arreglo del maquillaje y peinado ya que podría llegar tarde a su boda.

• No te vistas a último momento. Puede que con el apuro, manches el vestido con tu maquillaje, que algo se haya descosido y haya que realizar algún pequeño arreglo en el vestido o tu peinado. Por ello, tómate tu tiempo para así poder solventar cualquier problemita de última hora relacionado con tu look. Este es también un consejo válido para el novio.

Finalmente, ¡no intentes controlarlo todo, ni dejes que los nervios te dominen! Aunque algunas cosas al final no salgan como se esperan, en cualquier caso, déjate llevar, disfruta de tu fiesta, tus invitados y, sobre todo de tu pareja, relájate y goza al máximo, es tu día especial!!!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*