Ellos y el Estrés Prematrimonial

Post Type

Cuando la relación se oficializa tras “la gran pregunta” ¿Quieres ser mi esposa?; comienzan los preparativos para el  gran evento pero también las preocupaciones. De ahí que es común que ambos o uno de los miembros de la feliz pareja, se vea afectado en menor o mayor medida por el llamado “estrés prematrimonial”.

ellos-y-el-estres-prematrimonial-1El estrés prematrimonial se define como un cuadro angustioso, producto de una situación límite, que se puede traducir en comportamientos agresivos, desgano, desinterés y muchas veces en el deseo de poner término al compromiso. La causa más común es el miedo, la incapacidad de enfrentar un momento que demanda mucho tiempo, que exige sacrificio y entrega, y que termina por nublar el romanticismo de celebrar, con una fiesta la unión de dos personas que se aman.

Según los psicólogos y terapistas de pareja, este fenómeno de la ansiedad prematrimonial, es más común entre las mujeres que en los hombres, “el hombre, cuando propone matrimonio, lo hace muy seguro de sí mismo y con mucha confianza. La mujer en este sentido es más emocional e impulsiva y por lo tanto, más frágil psicológicamente”.

Sin embargo, no hay reglas absolutas y aunque los síntomas sean menos manifiestos o visibles, un gran número de hombres sufren de estrés en los meses o semanas previos a su boda.

Presión y más presión

En la mayoría de los casos, desde que comienzan los preparativos, la novia suele asumir el rol de planificar su boda, y muchas veces, ambas suegras participan activamente de la organización del gran evento. En medio de este lío, el novio queda apartado desde el primer momento. Si bien, algunas veces porque realmente no le interesa, en otras asume una actitud pasiva, porque prefiere no meterse en problemas de mujeres.

Lo cierto es que también es su matrimonio y quiere que todo salga bien. Si analizamos la situación, el novio estará expuesto a una serie de presiones, la primera por parte de su futura esposa, que seguramente con todos los preparativos en curso, no le dedicará el tiempo, el cariño y la comprensión al que lo tenía acostumbrado durante la etapa del noviazgo; y, más aún, puede que el novio sea quien más tenga que lidiar con el estrés y el mal carácter de su novia, debido precisamente a la organización de la boda.

Además, el novio también, durante este período estará viviendo y sintiendo sus propias y lógicas angustias, de alguna manera se enfrenta a una nueva etapa y sabe que pronto recaerá sobre sus hombros el inevitable peso de llevar un hogar y de asumir el rol de cabeza de una nueva familia, por lo que también abundan los nervios en los novios, en la medida que se acerca el gran día.

Todo esto es normal y comprensible, pero por lo mismo es importante “tomar el toro por los cuernos” y, desde un principio, tomar algunas medidas que si bien no eliminarán completamente el estado de estrés, al menos te permitirán manejarlo y canalizarlo de manera más positiva.

Algunos tip’s para manejar el estrés prematrimonial

A continuación te damos unas cuantas recomendaciones y pequeños consejos que te ayudarán a manejar el estrés y calmar tus nervios antes de la boda:

• Organízate con tiempo

ellos-y-el-estres-prematrimonial-2Para esto, puedes comprarte un cuaderno, o hacerte un documento en el computador con todos los ítems que tú tienes que cubrir al organizar un matrimonio. Al ver escrito todo lo que tienes que hacer, podrás decidir qué es lo prioritario, destinar plazos y, así planificar todo con tiempo y -lo más importante- de a poco.

La idea es no dejar todo para un mismo mes, ir adelantando en la medida de lo posible y sobre todo, ir tachando lo que ya está definido o listo. Verás que al hacerlo sentirás una sensación de alivio muy grande.

• Mantén la perspectiva

Recuerda que lo que estás organizando es tu propio matrimonio. No es un evento traumático ni una obligación. Ten siempre presente que, al final, la organización de la fiesta se trata de una sola noche, que al día siguiente estarás probablemente embarcándote a una reparadora luna de miel.

Enfrenta los problemas uno a uno, y en caso de toparte con desacuerdos a la hora de tomar una decisión, separa aquellos temas que para ti son intransables de aquellos que no consideras tan relevantes, para darte cuenta si efectivamente vale la pena pelear por ello. Cuando se trata de elecciones que creas imposible ceder, procura siempre plantear tus argumentos con calma para así evitar conflictos, que lo único que hacen es estresarte aún más.

• Relájate

ellos-y-el-estres-prematrimonial-3Aunque suena obvio, lograr esto en la etapa previa al matrimonio, puede parecer casi imposible. Por eso, en estos casos, es bueno acudir a técnicas más sofisticadas, como por ejemplo, ir a un par de sesiones con un masajista, o darse un día de spa, cosas que de hecho se pueden hacer en pareja (la novia le puede regalar una sesión al novio, o viceversa, para ir juntos), lo que liberará las posibles tensiones y calmará los ánimos.

Pero no solamente se puede lograr un estado de relajación pagando por ello. Una adecuada técnica de respiración por ejemplo, puede ser una buena ayuda. En momentos de tensión, te invitamos a hacer el siguiente ejercicio: Aspira contando hasta seis, luego retén el aire durante esos mismos seis tiempos, y luego bótalo, contando también hasta seis.

Otras medidas domésticas, son los baños de tina con esencias de aromas, que sean gratos para ti o acompañar tus actividades cotidianas con música tranquila.

• Descansa bien

Dormir relajado y las horas necesarias te permitirá enfrentar el día siguiente con energía y tranquilidad. Trata de acostarte despejado, evita irte a la cama pensando en tus preocupaciones, para lo que te recomendamos ir a ver una película o darte un buen baño de tina que te permita desconectarte. Si aun así, estás teniendo problemas para conciliar el sueño, es bueno que visites a un especialista.

• Dale espacio al deporte

La actividad física es una excelente manera de liberar tensiones, te permite despejarte, hacer un alto en tu rutina y dormir mejor por la noche. Ni hablar de tratarse de una alternativa bastante oportuna si lo que queremos es lucir impecables el día de la fiesta. En este sentido, la clave es buscar una disciplina que efectivamente disfrutes.

• Come bien

Lo que no significa que comas mucho (porque corres el riesgo de no entrar en tu traje de novia), sino que comas sano. En otras palabras, preocúpate de que tu alimentación sea equilibrada. Evita las dietas restrictivas, ya que éste es un período de mucho desgaste mental, físico y emocional, por lo que necesitas la energía suficiente para funcionar bien.

Basta con que evites los excesos de comida rica en grasas y azúcares y no comas entre comidas. Evita la comida chatarra o muy picante, trata de comer liviano en las noches para que duermas mejor y procura tomar dos litros de agua diaria.

• Distráete

ellos-y-el-estres-prematrimonial-4Si no lo haces, puedes llegar a un punto en que el matrimonio es el único tema. Eso te impide tomar perspectiva y te induce a darle mucha más relevancia, al más mínimo problema o inconveniente con el que te topes durante su organización. Por eso, procura darte, al menos, un par de horas a la semana para hacer alguna actividad diferente.

Lo importante es proponerse hacer un par de cosas que te “saquen” del tema matrimonio por un rato: ir a ver a tus amigos o salir a caminar pueden ser algunas de las opciones. O aprovechar el fin de semana para compartir con tu novia/o un picnic o mirar una película, eso sí, ambos deben prometer no tocar el tema de la boda.

La víspera del día de la boda

Llegado el día anterior a la boda… lo más probable es que estés con los nervios de punta, sin embargo, también puedes recurrir a algunos truquitos para de alguna manera conservar la calma.

Para empezar, lo mejor es que hayas planificado las cosas para que la víspera de tu boda puedas tomarte el día libre. Levántate sin prisas, tomate un desayuno nutritivo y de ser posible empieza la mañana haciendo deporte.
No te afeites, así dejarás descansar tu piel y al día siguiente el afeitado te quedará mucho mejor. Luego del deporte toma un baño energizante y por ejemplo, anda a un instituto para que te hagan una buena pedicura y manicura.

A mediodía, opta por una comida ligera y aprovecha el día libre para dormir una siesta. Luego de ello, puede ser una buena alternativa, salir a caminar a un lugar tranquilo y alejado del ruido y el bullicio.
A última hora de la tarde, nada más relajante que un buen baño espumoso o si prefieres, unos cuantos largos en la piscina. A continuación, una cena tranquila y también ligera (por supuesto, sin café) y, a la cama a más tardar a las 11 de la noche.

El “Día D”

No se te ocurra saltar de la cama nada más oír el despertador. El día va a ser largo y lleno de emociones, tómate un segundo para pensar y alegrarte de que por fin llego “el gran día”.
Posteriormente, haz unos sencillos ejercicios de estiramiento y bebe un vaso de agua mineral en ayunas. Antes de desayunar, dúchate y lávate la cara con agua fría y luego tibia para ablandar la piel y prepararla así para el afeitado.

Para el desayuno lo ideal es tomar algo como: un zumo de pomelo, té verde, pan tostado con miel y una macedonia de fruta. La combinación de estos alimentos evitará trastornos digestivos (provocados también por los nervios) y te dará energía suficiente para afrontar la larga jornada que tienes por delante.

Calcula un tiempo prudencial para empezar a vestirte y luego, dirígete a la iglesia, así mismo con la debida anticipación, para evitar que el tráfico o cualquier otro contratiempo te estresen aún más.

Cuando sea el momento, toma la posición que te corresponde frente al altar… te aseguramos que al ver a tu hermosa novia caminando hacia tí, se te pasaran todos los nervios, te invadirá la felicidad y te sentirás más que listo para dar el “sí, quiero”.

3 comments

  1. Necesito saber q tan normal es q ahora el novio se a vuelto intransigente, inflexible, y con un miedo a ser prisionero y por tal esta a la defensiva! Ese no era el hombre q yo conocía y con quien me quería casar ahora tengo dudas, lloro y peleamos todos los días! Esta actitud es normal? Ya q en 3 meses nos casaremos! ,

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*