El romanticismo y calidez de los candelabros

Post Type

El hombre, tras conseguir dominar el fuego, no solo lo ha utilizado para calentarse y cocinar sino también como fuente de iluminación cuando el sol desparecía, para dar luz a los espacios que habitaba.

El romanticismo y calidez de los candelabrosEl primer método de iluminación fue la antorcha, en la prehistoria; nuestros ancestros tomaban un trozo de hueso con tuétano, que es grasa y una mecha para dar luz y poder llevarlo de un sitio a otro, o ponían un poco de sebo sobre una piedra con una hendidura e iluminaban una de las estancias de su hogar.

La siguiente invención fueron las lámparas de barro; el mecanismo, el mismo: grasa, mecha y ¡luz! El siguiente nivel, es decir, los candelabros propiamente dichos, llegarían con el descubrimiento de los metales (hablamos de más de 4 000 años atrás).

Los primeros de los que se tiene referencia son los de las culturas mesopotámicas: los etruscos del 700 a.C.; y el candelabro judío de siete brazos, la Menorah o Menorá, que es un candelabro de siete brazos; uno de los elementos rituales del judaísmo y asimismo uno de sus símbolos más antiguos de esta religión; tiene varias interpretaciones, representa a los siete días de la creación y en la Kabalá (mística judía) simboliza el árbol de la vida.

El romanticismo y calidez de los candelabrosMás adelante, fueron utilizados en las iglesias o monasterios católicos; los primeros tenían una forma de cruz, en la cual se colocaban velas en cada punta. Posteriormente, los candelabros fueron evolucionando, en formas más complejas, con una utilidad doble: iluminar, pero también como objetos decorativos. Para fines del siglo XVIII, se les sumaron más brazos, que eran más largos que los originales y muchos de ellos contenían formas curvas.

Este tipo de candelabros, adornaban los palacios y castillos de reyes y nobles. Por ello, la burguesía, compuesta mayoritariamente de mercaderes, se empeñaba en adquirirlos para demostrar su estatus económico. Los candelabros fueron incorporando cristales en sus estructuras. Los máximos protagonistas son los candelabros de Cristal de Murano.

Los candelabros en la decoración

Si bien hoy en día la electricidad es la forma de iluminación común y corriente en todos los hogares, los candelabros son elementos clásicos que han adaptado sus diseños a la modernidad de los distintos espacios del hogar y que, además de alumbrar, son capaces de decorar con estilo propio.

Antes de elegirlos es importante tomar en cuenta el lugar donde se los va a colocar. “Los más bajitos van bien en el comedor o mesas, mientras que los altos a las consolas”. También hay que considerar los tipos de velas disponibles, largas, delgadas, cortas, anchas, etc. Para cada candelabro habrá un tipo de vela que le corresponda y es importante que su tamaño y forma sea el adecuado.

Los candelabros en las bodas

El romanticismo y calidez de los candelabrosLos candelabros son elementos con los que se puede lograr una ambientación muy romántica en la decoración de una boda y darle un toque único y especial. Los candelabros son un elemento bastante versátil que se adapta a muchos estilos. Si la boda es en otoño o en invierno, en un jardín en la noche o en la playa, siempre serán una opción excelente.

En cuanto a estilo también los hay en diversos diseños y modelos, ya sea que se desee darle un toque elegante o sofisticado, uno minimalista o incluso un toque romántico y medieval; se puede utilizar, por ejemplo, grandes candelabros metálicos de pie tanto a la entrada de la iglesia como en diversos lugares estratégicos de la sala de recepción.

Asimismo, los candelabros crean un aura de intimidad y calidez y se los puede combinar con los arreglos florales para colocarlos como centros de mesa. Hoy en día es posible encontrar en el mercado candelabros de diversos materiales: de plata, de hierro, de metacrilato o cristal, de cerámica, de madera, etc…

Por lo tanto, es fácil elegir los que vayan mejor con el resto de la decoración y el ambiente que se desee crear. No cabe duda que los candelabros son un elemento ideal para darle un aire mágico y romántico a una boda.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*