Los espejos

Post Type

Un espejo es un fenómeno físico que causa la reproducción de una imagen en una superficie pulida por la reflexión de la luz. El espejo produce, en consecuencia, una imagen invertida virtual respecto de la real que refleja.

Generalmente, los espejos se clasifican según el reflejo que producen en tres clases: planos, cóncavos y convexos. Los espejos modernos consisten en una delgada capa de plata o aluminio depositada sobre una plancha de vidrio, la cual protege el metal y hace al espejo más duradero.

Un poco de historia

Los espejosLos espejos existen desde civilizaciones muy antiguas, como la egipcia y la etrusca, siendo también una parte del ajuar cotidiano de los griegos y romanos. En aquellos tiempos, se elaboraban siempre con metal bruñido y pulido a mano, generalmente cobre, plata o bronce. Este proceso de fabricación es conocido como “plateo”.
Solían tener un mango para sujetarlos y algunos estaban decorados profusamente.

En el siglo XIII, aparecen los primeros espejos de vidrio y cristal de roca sobre una lámina metálica. En Italia, más precisamente en la ciudad de Murano, dos artesanos descubrieron que el vidrio era el mejor material para crear los espejos. Estos artesanos eran conocidos con el nombre de Dominico y Andrea. En el siglo XVI, aparecen ya bonitos espejos con marcos elegantes y pies trabajados artísticamente.

Hacia fines del siglo XVII, las fábricas venecianas empezaron a elaborar espejos de gran tamaño que, desde entonces, pasan de ser objetos exclusivamente de tocador de ricos y nobles, a cumplir una función más utilitaria sirviendo como objetos decorativos en los salones y vestíbulos, en los que ocupaban un lugar destacado. Pero también, su uso corriente en el ajuar doméstico se populariza y se evidencia de forma generalizada.

Espejito, espejito mágico…

No nos referimos al clásico espejo de la historia Blancanieves que le destaca todo el tiempo a la malvada madrastra lo hermosa que es. La magia de los espejos radica en su capacidad de reflejar al mundo y mostrar la realidad frente a los ojos de las personas.

Sin embargo, en el mundo antiguo los espejos eran utilizados como oráculos, confiriéndoles no solo el don de predecir acontecimientos futuros, sino que además pasaron a ser considerados como artefactos con poderes de invocación que atraían a los espíritus y otras entidades incorpóreas, es decir, que permitían hacer un vínculo entre el mundo de los muertos con el mundo de los vivos.

En la cultura oriental, por su parte, se cree que los espejos, si son bien usados, pueden reflejar y multiplicar la fuerza de la energía que ronda un área (el principio básico del feng shui), alejando las malas energías y los malos espíritus. De la misma forma se relaciona a los espejos regularmente con portales a otros universos que actúan como puertas para entidades extra corpóreas.

Los espejos en la decoración

Los espejos son elementos utilitarios pero también decorativos, por ejemplo, los espejos constituyen piezas claves en la decoración, porque ofrecen una sensación de continuidad, amplitud y profundidad en los espacios (pueden llegar a duplicarte visualmente su tamaño); dan mayor luminosidad al ambiente, otorgan a una habitación un estilo muy peculiar y proporcionan una perspectiva diferente de la cual forman parte todos los objetos que en ellos se reflejan.

Hay espejos de diferentes formas, modelos y tamaños: para colgar, de pie, con una amplia variedad de marcos, discretos, estrechos, en diversas tonalidades… en fin, se puede encontrar el que más se adapte a nuestro gusto y no solo contribuir con la decoración del ambiente, sino que reforzar su estilo y aprovechar la función práctica que estos cumplen.

Claves para decorar con espejos

Los espejosDecorar con espejos es una idea fácil y muy original, es algo muy versátil y que ofrece infinitas posibilidades. Si son colocados en alguna habitación o pasillo donde la luz se refleje directamente sobre ellos, obtendrá una multiplicación en la iluminación de dicho ambiente. Por otro lado, si son colocados frente a una ventana, se trasladará el paisaje exterior al interior del lugar, logrando luz natural y agradable y una sensación que relajará.

Una habitación pequeña puede hasta duplicar visualmente su espacio si colocamos el espejo debidamente. Para ello, este debe ir en una pared que refleje una puerta o algo amplio, para simular que la estancia es mayor. Así, resultan casi imprescindibles para estancias pequeñas.

Colocados en los pasillos y entradas de una casa, permiten alargarlos o ensancharlos según las necesidades. Pero a su vez, hay que evitar que los espejos reflejen partes de nuestra casa que no queremos que resulten demasiado visibles.

Cualquier estancia puede ser decorada con espejos. En cocinas pequeñas, por ejemplo, pueden dar mayor luminosidad. En cuartos de baño resultan imprescindibles a la hora de esconder armarios de almacenaje y para dar mayor sensación de amplitud. Un espejo en el comedor hará que la luz natural sea más suave y que se refleje por todos los rincones.

Colocar espejos en vitrinas o estanterías hace que los objetos que se encuentran dentro de ellas adquieran un mayor relieve, y den la sensación de estar en tres dimensiones, lo que también puede resultar una buena idea a la hora de decorar con ellos.

Una forma totalmente atractiva de colocar un espejo es dejarlo levemente inclinado hacia delante, el reflejo y los efectos visuales que este produce resultan muy interesantes. La elección del marco también es algo a tener en cuenta. Los decoradores recomiendan no colocar estas piezas en paredes sin decorar, pues dan una mayor sensación de frialdad y vacío.

Finalmente, recuerde que los espejos deben ser ubicados en lugares donde no puedan romperse con facilidad, ni representen un peligro para las personas que están cerca.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*