El velo de la novia, un elemento seductor y elegante

Post Type

El velo de la novia esconde un origen que habla de la historia y las costumbres que circundan el rito nupcial. El velo simbolizó originalmente el apartamiento de la vida exterior, la virginidad, la modestia, la inocencia y la virtud de la novia.

La historia del velo de novia es muy antigua; en algunas culturas de Oriente, por ejemplo, el velo se llevaba para ocultar completamente la cara de la novia a un novio que jamás la había visto y, solamente después de la ceremonia, se le permitía levantar el velo para ver el rostro de su nueva esposa.

Asimismo, según la tradición romana, en cambio, el velo protegía a la novia de los malos espíritus, el mal de ojo y la envidia. Con el tiempo, su uso se difundió principalmente en Inglaterra, donde comenzó a considerárselo un símbolo del recogimiento, la inocencia y la virginidad de la mujer y de allí en adelante, se convirtió en uno de los elementos de importancia dentro de las tradiciones matrimoniales de occidente.

Hoy día, si bien algunos de estos conceptos resultan un tanto arcaicos, muchas novias siguen considerando que el velo es un elemento importante del vestuario nupcial y si bien estuvo algo rezagado durante una época, resucita este año y lo hace a lo grande.

En todas las colecciones de las grandes firmas y en las propuestas de los más pres­tigiosos diseñadores de ropa nupcial, el velo vuelve a ocupar un lugar destacado, como un complemento asociado con lo clásico, la elegancia y con un cierto aire vintage. No cabe duda que el velo de la novia mantendrá por siempre un aura de seducción y elegancia.

Sin embargo, llevar o no un velo es cuestión de gustos, personalidad y comodi­dad. Lo mejor que puedes hacer es probarte algunos y ver si te sientes cómoda con velo o prefieres algún otro complemento para tu traje de novia.

¿Cómo elegir el velo?

El Velo de NoviaClásico o moderno, romántico o vanguardista, seguramente enigmático y original, el velo es el accesorio indispensable para el look de la novia. Una vez que estés decidida a usar un velo comienza el camino de la elección.

La elección del velo no es una cuestión menor y hay que prestar atención a muchos factores.

Se trata de un complemento que tiene una gran presencia y que varía mucho en función del estilo del vestido, el tipo escote, tu estatura, la forma del rostro y el peinado elegido por la novia.

El velo según el vestido

vestidos-marie-147En primer lugar, es fundamental que tengas elegido el vestido antes de escoger y comprar el velo. El escote, la forma y el tejido del vestido son aspectos que debes tener en cuenta a la hora de elegir el velo, ya que las dos piezas deben encajar perfectamente.

Principalmente hay que tener en cuenta que el velo debe combinar con el vestido: material, color, largo y eventualmente los detalles en la tela deben estar en armonía con el vestido. El velo debe ser del mismo color que el vestido de la novia. De ser posible, deberías elegir para tu velo materiales y detalles idénticos a los que componen tu vestido.

Un traje con detalles pequeños de encaje puede llevar un velo de encaje largo. Un vestido de novia sencillo merece llevar un velo con detalles de bordado o pedrería, como complemento de lujo. Si el traje de novia es de mangas largas no lleves velo.

Un traje estilo sastre queda más bonito con un velo corto. Un traje corto y simple puede destacarse con un hermoso velo trabajado artesanalmente. Toma también en cuenta que los vestidos voluminosos combinan muy bien con un velo largo, pero con un vestido corto al estilo de los años cincuenta un modelo de velo corto definitivamente va mejor. Igualmente todo es cuestión de probar. Los contrastes producen a veces efectos muy interesantes.

Es muy importante que la elección del velo de novia se haga con tiempo y de forma tranquila para evitar errores. Trata de observarte con el velo en espejos donde puedas verte desde varias perspectivas.

El velo debe combinarse con el vestido, sin recargarlo, sin crear contrastes de color y en sintonía con el estilo elegido. De ahí que también puede ser de un material diferente del vestido; por ejemplo, si el vestido es de encaje, el velo puede ser de tul y terminar con satén o perlitas.

Si tu vestido tiene una caída amplia y sin bordados, puede llevar un velo de longitud igual a la longitud de este para entrar en la iglesia. Después, para la recepción te lo puedes cambiar por uno más corto o quitártelo.

Si el vestido tiene una cola o la parte superior (también conocida como bustier o corsé) está bordado espléndidamente, se recomienda un velo corto y lo más transparente que sea posible.

Si has elegido un vestido de encaje, mejor optar por un estilo minimalista; por el contrario, si has elegido un vestido sencillo, mejor optar por un velo importante talvez enriquecido con incrustaciones preciosas. Si el vestido es sencillo y simple puedes usar un velo a capilla.

Si el vestido es corto, mejor elegir un velo corto. Y si tienes un vestido con descote generoso elige un velo al codo. En cambio, si el vestido tiene un descote pronunciado en la espalda opta por un velo amarrado a las muñecas.

La elección del velo según la forma de tu rostroEl velo de novia

  • Si tu rostro es ovalado: te quedan muy bien todos los estilos de velos para novia.
  • Si tu rostro es cuadrado: no uses un velo tradicional, en tu caso una buena alternativa sería optar por un velo de red.
  • Si tu rostro es redondo: elige un velo que caiga a los lados de tu cara para hacerla ver más estilizada.
  • Para rostros rectangulares: velos tipo capa.
  • Para rostros triangulares: velos ajustados en la parte de atrás de la cabeza con un broche. Si tu rostro es triangular con el mentón chico: opta por un velo evasé o acampanado. Si tienes un rostro triangular con la frente pequeña: te van muy bien los velos en capas que se sujeten en la parte alta de la cabeza y le otorguen un poco de volumen extra.

Observa también cómo queda el velo luego al estar levantado y ubicado para atrás, ya que así saldrás de la ceremonia.

El velo de acuerdo con la figura

Velo de NoviaVelo de NoviaVelo de NoviaVelo de Novia

 

Si eres alta, te va bien casi todos los largos de velo, pero en general es mejor evitar el velo muy corto. Si no eres tan alta, es mejor optar por un velo corto o el codo, pero nunca por debajo de la cintura.

Si eres bajita, te va bien un velo corto de dos capas con un peinado alto recogido, así te veras más alta. Si eres más alta que tu novio no lleves un velo voluminoso.

Para las gorditas, por su parte, lo ideal son los velos tipo capa o asimétricos.

ALGUNOS TIPS:

Parecerás más alta y más elegante si entre el velo y el vestido de novia no se ve ninguna parte de tu piel. Si la espalda de tu vestido lleva algún tipo de adorno, el velo deberá ir 3 ó 4 centímetros por encima o por debajo del detalle del traje de novia.

En el caso de que lleves un velo largo deberá estar a la misma altura que el dobladillo del vestido o ser del mismo largo que la cola.

Los velos de novia tipo bird cage tienen gran predominio este año, especialmente entre las novias más vanguardistas y modernas, mientras que las clásicas siguen optando por el velo tipo catedral o capilla.

Tipos de velo

Tipos de Velo¿Quieres complementar tu vestido con un velo? Escoge el que más te guste. Existen diferentes estilos de velos. Seguro encontrarás el que mejor vaya contigo.

Corto o blusher: generalmente tiene entre 55 y 65 centímetros de largo, aproximadamente. Es el tradicional velo que usa la novia para cubrir su cara mientras camina hacia el altar y durante la ceremonia, cuando llega el momento final del beso de los esposos, la novia se lo levantará y, en adelante, lo usará sin que cubra el rostro. Éste debe tocar justo el hombro de la novia, es el tipo de velo apropiado para las novias que se casarán a plena luz del día. Va bien con vestidos cortos o trajes que tengan escote “palabra de honor”, que viene a ser un tipo de strapless. Es un velo de tul para las novias discretas o algo tímidas.

Velo corto hasta el codo: este tipo de velo se caracteriza por llegar hasta el codo o la cintura de la novia. Debe de medir 75 cm de largo y casi siempre va oculto detrás del peinado de la novia, bajando por la espalda hasta coincidir con la altura de la cintura de la novia. Va muy bien con todo tipo de vestido, pero algo que sí debes tener en consideración es que si el traje es muy pomposo y elegante, este tipo de velo no sería el más apropiado.

Medio velo o yema del dedo: es el tipo de velo que más llevan las novias. Este tipo de velo se caracteriza por llegar debajo de la cintura y debe de alcanzar las puntas de los dedos. El largo del velo va a depender de la altura de la novia, pero debe medir entre los 85 y 125 cm de largo (la extensión no va más allá de los dedos de la novia al tener el brazo extendido), es decir, prácticamente llega hasta la mitad de la pierna, va muy bien con todo estilo de traje.

Pero si hay un velo que está entrando pisando fuerte este año es el tipo mantilla, con un aire muy español; los velos tipo vintage, con un aire antiguo, con el que la novia adquiere un toque de sobriedad y elegancia.

Tipo capa: también se le conoce como velo tipo cascada. Este tipo de velo se caracteriza por ser más corto en la parte frontal con un efecto ondulado hacia los lados. Este velo cubre a la novia como si fuera una capa, desde la cabeza, abriéndose hacia los lados de la cara para llegar hasta la cintura. Este velo es ideal para los vestidos strap-less. Es un velo largo, aproximadamente 45 centímetros debajo de la cintura.

Capilla: este tipo de velo se caracteriza por llegar hasta el suelo y hace un efecto de cola, ya que se extiende unos centímetros en el piso. Este tipo de velo tiene el mismo largo que el vestido de novia, incluso cubre la cauda del mismo. Generalmente la longitud de este velo está en función de la longi-tud del largo del vestido de novia.

Catedral: este tipo de velo se caracteriza por tener un largo de al menos 2 metros y medio. Este velo está asociado generalmente a la realeza. Es un velo muy largo, combina con el largo de la cola tipo catedral. El velo tradicional largo o catedral, va muy bien para aquellas novias que son sensibles y románticas.
Es un velo bastante extenso con bordados, apropiado para las bodas de iglesia (de allí podría venir su nombre) y luce mucho más cuando la boda es de noche aunque no es la última palabra. Se manejan extensiones entre 2 a 5 metros o puede ser más largo; pero hay que saber que puede resultar incómodo para la novia.

El velo tipo vals: el largo de este velo estará entre tus rodillas y tus tobillos.

Mantilla: este tipo de velo se caracteriza por tener encajes elaborados, dejando el rostro despejado. Los velos mantilla son de forma circular y descansan en la partesuperior de la cabeza. Los bordes exteriores de este velo están cubiertos con encaje que enmarca la cara. Este estilo puede ser usado con cualquier vestido que llegue hasta los tobillos o que sea más largo. Este tipo de velo es muy español. Se recoge en la parte superior de la cabeza (normalmente con una peineta), su largo puede variar, pero generalmente debe llegar hasta el codo. Suele estar confeccionado con encajes y puntillas muy elaborados.
Es preferible para este velo que tu vestido no tenga cola y es la mejor opción si no quieres llevar un velo muy largo. Su longitud varía, el velo vals más corto debe llegar hasta las rodillas y el más largo hasta el piso. Este velo consta de una sola capa.

Velo electrizado: es menos formal que los velos catedral, vals y capilla, y se compone de varias capas. Este velo es corto y recae enlos omóplatos. Debe ser utilizado con vestidos sencillos, largos sin cola o más cortos.

El Velo de NoviaVelo de jaula o birdcage veil: también conocido como velo de rejilla, velo francés o velo ruso, este tipo de velo es ideal para aquellas novias que aman conjugar vanguardia y estilo vintage. Los velos cortos con malla de red son lo más in en accesorios para novia. Para este verano prueba con aquellos que lleven flores, sin importar el material: pedrería, satín, encaje, plumas o gasa. Este velo cae asimétricamente a través de la cara y está hecho de una sola capa. Estos velos se aprecian mejor con vestidos cortos, pero también se pueden utilizar con vestidos largos.

Otros aspectos a tomar en cuenta
Estas son las características que debes tener en cuenta al momento de escoger entre el enorme abanico de alternativas que te ofrece un velo:

1. Caída perfecta: elige una tela como el tul que tenga buena caída, que no pese tanto y que no le agregue volumen exagerado a tu cabeza. Otra buena alternativa es el encaje que, de ser tu elección, debe ser el mismo utilizado en la confección del vestido.

2. La forma de llevarlo: el velo puede ir al centro de la cabeza, ajustarse en la parte baja, agarrarse al peinado o sujetarse con un broche o un tocado de flores. De cómo decidas llevarlo también dependerá el material y la longitud, pues un velo muy pesado no sólo estropeará el peinado sino que además te producirá molestias.

3. Tiempo de uso: si estás pensando usar el velo únicamente durante la ceremonia, lo mejor es elegir uno de gran longitud; ahora, si lo que quieres es tenerlo puesto durante toda la celebración, la recomendación es llevarlo más corto para que te sientas más cómoda.

4. Velo, ¿sí o no? Quizás te sientas mucho más cómoda con una elegante tiara o una flor natural como accesorio, antes de optar por el velo. La decisión es de cada novia.
Si no tienes todavía clara la decisión, siempre existen profesionales a los que puedes acudir para que te aconsejen, pero seguro que, finalmente, encontrarás un velo perfecto para ti y te verás espectacular el día de tu boda.

El velo y el peinado
El velo de la noviaEl estilo de tu velo determinará en gran medida tu peinado y maquillaje; por ello, es importante que lleves el velo cada vez que vayas a donde tu estilista para realizar las pruebas.

Es muy importante dejarse asesorar por quien estará a cargo de tu arreglo personal. Él puede ayudarte a encontrar un estilo que combine perfectamente con tu personalidad y tu atuendo de novia.

Sin embargo, como regla general, se dice que el velo debe ser más largo que el pelo si llevas suelto. Asimismo, si tienes el cabello corto, un velo corto puede añadir gran volumen, complementando el conjunto.

Del mismo modo, al parecer, al elegir el velo es importante pensar en el grosor del cabello. Si tienes el cabello muy fino, por obvias razones, evita los velos largos y pesados.
Normalmente los velos se adaptan perfectamente a los peinados recogidos, lo ideal es sujetados en moños firmes, donde el volumen se concentra en la parte posterior de la cabeza. Algunos velos vienen con una especie de pequeño peine o peineta para poder fijarlos al peinado.

Depende del peinado por el que te decidas, el velo también puede calzar directamente desde atrás del flequillo, desde el medio de la cabeza o desde la parte posterior de la misma. Puedes optar por llevarlo en medio de la cabeza sujeto por un broche; debajo del peinado, aprovechando que este año se llevan los recogidos; o también puedes optar por la caída desde lo alto de la cabeza.

Si se desea agregar algunos accesorios al cabello, se debe procurar que no quede tan recargado, debe existir armonía con todo el conjunto. En general, si se desea lucir velo y accesorios, una recomendación es dejar el velo durante la ceremonia religiosa y conservarlo para algunas fotografías. Posteriormente, se lo retira y para la celebración se agregan los accesorios a su cabello.

Habla con tu peluquero, experimenten juntos, seguramente llegarás a la opción ideal. Él también te puede dar algunos pequeños consejos de cómo sacarte el velo de la forma más segura, sin dañar el peinado ni el maquillaje.

¿Cómo colocar y sujetar el velo?
Si llevas un moño alto y quieres sujetar el velo, hazlo directamente desde la parte frontal del moño. Nunca lo hagas sujetándolo directamente sobre la cabeza, ya que será más inestable.
Si quieres sujetar el velo desde atrás de la cabeza hazlo con una pequeña peineta o cualquier pequeño pasador. Nunca utilices piezas grandes que puedan hacer que el velo sobresalga demasiado por los costados.
Si vas a usar velo y sujetarlo por detrás de la cabeza sin ningún tipo de moño, deberás coger dos mechones de cada uno de los lados de tu cabello y enrollarlos.  A continuación con clips u horquillas sujeta el moño sobre ellos.

Recuerda siempre que los accesorios de novia son para dar simplemente el toque final a todo el conjunto, ¡nunca para resaltar sobre el resto!

El material y la textura del velo de novia
Es en los tejidos donde los velos de novia encuentran el punto de exclusividad necesario para que la novia brille con luz propia. Hoy en día, este accesorio está elaborado con materiales que intentan alejarse de la imagen demasiado barroca de otras épocas. Tejidos como por ejemplo el chantillí, la blonda, la gasa, la organza u organdí, se acostumbraban a rematar con pequeñas aplicaciones florales o detalles de pedrería para crear un conjunto sofisticado y trabajado. Actualmente, este accesorio es más liso, más fino y está elaborado con materiales de más caída que se alejan de la imagen demasiado barroca y más típica de otras épocas.

• Velo de encaje
velos2En el pasado, el encaje era un lujo al que accedían muy pocas novias, ya que se hacía a mano. Recién cuando empezó a producirse a máquina, empezaron a popularizarse un poco los velos largos, los vestidos de novia, los tocados y hasta los pañuelos decorados con encaje.
Lo ideal para un manto de novia es que el encaje sea antiguo. La mantilla es un encaje muy tradicional, que se puso de moda en el siglo XVIII. Su utilización puede condicionar el diseño del vestido, ya que generalmente se incluyen piezas muy antiguas, conservadas de generación en generación, y el vestido debe combinar con ellas.

• Velo de organza
velos3La organza es un entramado de hilos finos de seda, que forma una delicada textura y tiene una apariencia casi transparente. Los velos de este material quedan muy elegantes.

• Velo de tul
El tul es el protagonista absoluto en cuanto a materiales utilizados para hacer el velo de la novia; ninguno tiene tanto simbolismo y tradición como el tul. Es un tejido de malla hexagonal, hecho con seda, algodón o fibras artificiales, como el nailon.

Antes del siglo XVIII, el tul se hacía a mano, con mucho sacrificio. La primera vez que se hizo a máquina fue en 1768, en Inglaterra, en la ciudad de Nottingham. En 1817, en Tulle, una ciudad francesa, se abrió una fábrica para elaborar este material, y de ella proviene su nombre.

velos1A fines del siglo XIX, los velos largos se convirtieron en una parte ineludible del atuendo nupcial. La transparencia y la delicadeza del tul hicieron que este material fuera uno de los más elegidos para hacer el manto. Cubría la cara de la novia, protegiéndola simbólicamente de los malos espíritus y, al mismo tiempo, permitía que el novio y los invitados vieran su rostro. Además era más accesible que los velos de encajes hechos a mano, tan usados por la realeza.

En la actualidad, el velo de la novia es confeccionado con tul, nailon muy suave o encaje, y se acompaña de una corona de flores naturales o las tradicionales tiaras

A través de los años, el tul ha embellecido el atuendo de la novia, siguiendo el ritmo de la moda. El tul de seda posee una caída perfecta y no otorga un volumen exagerado. Además es de una transparencia inigualable y permite ser adaptado a un estilo personal con puntillas, cristales y rasos. Las novias modernas lo eligen porque es un material simple y suntuoso a la vez, combinable con varios estilos de vestidos.

El tul, sin ningún adorno, tiene mucha fuerza. Pero quienes quieren agregarle un toque diferente al simple velo de tul, pueden elegir alguno de los diferentes apliques y adornos que existen en la actualidad.
El point de esprit, por ejemplo, es un tul de algodón con motas, muy usado en el pasado, que se complementa muy bien con vestidos sencillos. También hay tules con apliques de diseños florales y con bordados con cristales; combinados con cintas metálicas o con encaje; o terminados con cintas de satén.

Pero, más allá de las variedades y cantidades que se utilicen, el tul tiene una magia especial y envuelve a la novia de tal forma que parece que ella estuviera flotando en su camino hacia el altar.

Ritos y tradiciones en torno al velo de la novia

Una bella costumbre es recuperar este complemento de algún miembro de la familia, puesto que dará el punto de emotividad y, por qué no, de vintage a la imagen nupcial.

El velo puede transformarse también en una tradición, transmitiéndose de madre a hija como una herencia preciosa. Muchas novias usan velos heredados de sus abuelas o bisabuelas y se dice que, preferiblemente, el velo debería ser usado, es decir, donado o prestado a la novia por una mujer a ella cercana que ha tenido un matrimonio feliz.
La recién casada estará así protegida y su matrimonio será tan afortunado como el matrimonio de quien heredó el velo.
Si se opta por esta opción, recuerda de llevar contigo el velo antes de la elección del vestido, con el fin de encontrar la combinación correcta de color y estilo.

One comment

  1. Qué bonito post! Me encantan los velos, y por ello soy el tipo de novia tradicional que se casa con uno :) además ya he hecho varias pruebas de peinados de novia en Andressa Santana (www.andressasantana.com) y he encontrado el recogido perfecto para mi velo, que es largo y de encaje, porque efectivamente como aquí decís, soy muy alta y me aconsejaron que ya que quería velo, con mi altura podía escoger el que quisiera!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*